Select a School...
Select a School

Restorative Practices at Monroe
 
Restorative practices - formal and informal - are intended to strengthen the school community by building relationships and repairing harm when it occurs. Peacemaking Circles are used initially to build relationships.  The Circle is a powerful tool for creating a space where all participants feel safe to share their stories and to listen to the stories of others - to grow in the ability to see the common threads of everyone’s lives and to appreciate the differences among people.  As these relationships are strengthened so are the behaviors of respect, caring, cooperation, and accountability - the building of a community where students feel they belong.  Circles begin with engaging and safe activities.  As relationships are developed Circles can be used for different purposes - support, academic work, problem solving etc.  The stronger the relationships become, the less likely wrongdoing will occur and the more likely the wrongdoing can be repaired if it does occur.  Community Conferencing, another restorative process, is used to respond to victim needs, to hold the offender accountable, to repair harm to the greatest extent possible, and to reintegrate the offender into the school community. 

As students engage in restorative practices they have a “space” where they can practice being their best selves - using positive behaviors that build individual character and strengthen the group, classroom and school.  A number of secondary schools implementing restorative practices are reporting increased positive relationships and much lower rates of disciplinary incidences and recidivism (Findings from Schools Implementing Restorative Practices, Sharon Lewis, IIRP, Bethlehem, Pa., 2009)

 
 
Prácticas restaurativas en Monroe
Las prácticas restaurativas - formales e informales - están destinadas a fortalecer la comunidad escolar mediante la construcción de relaciones y la reparación de daños cuando se produzca. Círculos de pacificación se utilizan inicialmente para construir relaciones.   El Círculo es una herramienta de gran alcance para crear un espacio donde todos los participantes se sientan seguros para compartir sus historias y escuchar las historias de otros - para crecer en la capacidad de ver los hilos comunes de la vida de todos y para apreciar las diferencias entre las personas.   A medida que estas relaciones se fortalecen también lo son las conductas de respeto, el cuidado, la cooperación y la responsabilidad - la construcción de una comunidad donde los estudiantes sienten que pertenecen.  Círculos comienzan con actividades atractivas y seguras.   A medida que se desarrollan las relaciones de los círculos se pueden utilizar para diferentes propósitos - de apoyo, trabajo académico, la resolución de problemas, etc.   Cuanto más fuerte las relaciones se convierten en el delito menor probabilidad ocurrirá y cuanto más probable es que el delito puede ser reparado si es que ocurre.   Comunidad de conferencia, otro proceso de restauración, se utiliza para responder a las necesidades de las víctimas, para mantener el delincuente responsable, para reparar daños en la mayor medida posible, y reintegrar al delincuente en la comunidad escolar.  

Mientras los estudiantes se involucran en prácticas restaurativas que tienen un "espacio" donde pueden practicar el ser sus mejores mismos - con ayuda de las conductas positivas que construyen el carácter individual y fortalecer el grupo, en el aula y la escuela.   Un número de escuelas secundarias de aplicación prácticas restaurativas están reportando un aumento de las relaciones positivas y las tasas mucho más bajas de incidencias disciplinarias y de reincidencia (Los resultados de Escuelas de ejecución de restauración Prácticas, Sharon Lewis, IIRP, Belén , Pensilvania. , 2009)

CLOSE